Conclusiones de Comboi a la Fresca

Como hemos venido contando, Autoformato ha sido nucleo activo en la preparación y realización del encuentro Comboi a la Fresca-Arquitecturas Colectivas 2011.

Os dejamos las conclusiones que ha elaborado la asamblea de colectivos

Tras la experiencia organizativa del 4º encuentro de Arquitecturas Colectivas en Valencia en julio de 2011, podemos decir desde Comboi a la Fresca que, para nosotros/as, ha sido un placer organizarlo y estamos satisfechos/as, tanto del proceso como de los resultados obtenidos. El objetivo del encuentro, tejer redes y hacer ciudad, se ha conseguido gracias a las conexiones establecidas entre nosotros/as y con la red AACC, así como a través los proyectos desarrollados en barrios de la ciudad, colaborando con las distintas asociaciones y entidades presentes en ellos.

En el encuentro, participaron unos 60 colectivos en este proceso de reflexión, acción, recuperación y gestión participativa del hábitat, implicando igualmente a instituciones y empresas locales que colaboraron cediendo sus espacios, financiando los materiales de difusión o contribuyendo con materiales de construcción necesarios. En total, veintitrés emplazamientos ubicados en distintos barrios de Valencia, tanto espacios públicos como privados del centro y la periferia (solares, medianeras, explanadas, azoteas y locales), fueron los escenarios que se utilizaron para desarrollar el programa de actividades divididas en convocatorias de acción participativa por la mañana (Comboi) y sesiones de reflexión conjunta por la tarde (A la fresca).

Los barrios implicados directamente en la convocatoria (Patraix, Velluters, El Carmen, Russafa, Natzaret y Cabanyal) lo hicieron fundamentalmente a través de sus asociaciones de vecinos. Dichas asociaciones se interesaron en poder colaborar con grupos ajenos a su problemática y que aportaran un punto de vista o conocimientos prácticos que les permitieran abordar los conflictos desde enfoques diversos, o bien contribuir a su visibilización en el ámbito ciudadano echando mano de otras herramientas.

Todos los proyectos desarrollados entre colectivos de dentro y de fuera de la ciudad se organizaron en torno a tres ejes: Participación (taller jurídico, taller de metodologías participativas y taller de masovería urbana), Itinerarios Sensibles por distintos barrios de la ciudad y Creación de Espacios (Solar Corona, Solar Princesa, Azoteas Colectivas, etc.). La intención de los talleres era la de socializar y seguir desarrollando conocimientos que permitieran afrontar de forma creativa los retos a los que nos estamos teniendo que enfrentar de forma aún más acusada desde el inicio de la crisis. Por ello, tanto el taller jurídico, centrado en la gestión y protocolo de espacios en desuso, como el de masovería urbana, en torno a las estrategias alternativas de acceso a la vivienda, se centraron en vías legales de transformación del territorio, aportando los conocimientos técnicos y los instrumentos jurídicos legales que requiere ampliar las posibilidades de acción en el planeamiento urbanístico tanto en el espacio como en el tiempo. La implementación del contrato de masovería urbana, por ejemplo, fomenta la rehabilitación y cuidado de viviendas en desuso a cambio de poder usarlas, reinterpretando la noción de trueque, y la guía jurídica incluye en el panorama de espacios en los que se puede dar un posible empoderamiento elementos que rara vez se consideran, como es el caso de espacios subterráneos, aéreos o desregulados (azoteas, refugios, solares).

En cuanto al taller de metodologías participativas, la primera parte se centró en la introducción teórica y puesta en común de metodologías asamblearias vinculadas a las demandas de autoformación emanadas desde las diferentes asambleas 15M, percibidas también como necesarias desde el interior de la plataforma Comboi a la fresca en la que la conjunción de colectivos supuso un esfuerzo conjunto de aprendizaje mutuo de diferentes mecánicas de funcionamiento. La segunda parte del taller consistió en la puesta en común de procesos de participación de diferentes colectivos que desarrollan su trabajo en ese ámbito desde diversas perspectivas como género, ecología, sociología, así como un debate sobre diferentes propuestas para iniciar el proceso participativo de diseño y usos del solar cedido por su propietario de la calle Corona. Como vemos, todos los talleres se propusieron ya con la intención de dotarse de continuidad y sostenibilidad tanto en lo que se refiere a las acciones en sí, como a la redacción y publicación de documentos que sirvan para generar una biblioteca básica del procomún urbano.

Paralelamente se realizaron dos mesas redondas, una de ellas de agroecología que invitaba a la reflexión sobre el uso de la agroecología en el espacio urbano y su potencial de cohesión social, a través de propuestas participativas de intervención; y la segunda, Periferias, en torno a la visibilización de proyectos de autogestión laboral en la periferia de la ciudad de Valencia. Como podemos ver, ambas propuestas completan procesos de autoformación muy complejos respecto a nociones como la soberanía alimentaria, la interacción generacional o la solidaridad barrial, articulados junto a dos cuestiones básicas de sustento: el trabajo y la comida. Por último, tanto los itinerarios como la creación de espacios se orientaron a la potenciación de los derechos de uso del espacio mediante construcciones colectivas en el espacio social, visibilizando procesos de gentrificación y exclusión, problemáticas de fronteras internas relacionadas con la inmigración, modelos de transporte urbano centralizados, etc.

En paralelo a estos ejes principales se realizaron diferentes acciones (visibles e invisibles) de traducción e interpretación de los encuentros, al igual que se celebraron conciertos en la calle, comidas y cenas festivas y diálogos sobre otros temas relacionados como las diferentes formas de entender la educación a partir de la igualdad de los saberes y de las inteligencias.

En resumen, tras el encuentro, todas estas iniciativas colaborativas han supuesto la catalización y dinamización de corrientes subterráneas de reapropiación urbana, planteadas desde los principios de continuidad y sostenibilidad, la fructífera colaboración entre ciudadanos, técnicos y asociaciones, la superación de divergencias para implementar nuevos modelos de hacer ciudad y nuevas prácticas para conseguirlo. Igualmente, la conexión con la red nacional de Arquitecturas Colectivas así como con otras redes a nivel europeo, nos ha dado un horizonte mucho mayor de aprendizaje y expectativas de intercambio. Seguimos adelante con proyectos de cesión temporal de solares y elaboración de publicaciones posibles tanto escritas como audiovisuales, con grupos de trabajo orientados a las metodologías participativas, con la conformación de una serie de recursos comunes: grupos de trabajo, archivos compartidos en dropbox, la elaboración de cinco guías, etc.

A medio plazo, nuestro trabajo desde  la Plataforma Comboi continuará con la formalización de un catálogo y un documento audiovisual sobre el encuentro, así como con la actualización del blog donde seguiremos informando de la evolución de los proyectos iniciados y, en concreto, sobre el proceso de reutilización y reactivación del Solar Corona a través de un proceso participativo iniciado junto con los vecinos. ¡Esperamos que la Plataforma Comboi a la Fresca nos depare a todos aún muchas sorpresas!

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: